top of page
  • Foto del escritorJuan P. Lema

5 extrañas claves para ser más productivo

Aumentar la productividad no requiere de técnicas complejas ni difíciles de implementar. Estas cinco sencillas, aunque extrañas, claves te lo comprobarán.

Claves para ser más productivo

Si eres un lector asiduo de este blog, seguro estarás familiarizado con varias técnicas de productividad y manejo del tiempo. Y si eres un visitante nuevo, seguramente no es la primera vez que lees sobre el tema y en alguna parte habrás leído sobre reconocidas técnicas de manejo del tiempo. Entre las más comunes están la fijación de metas y objetivos, registrar tus tareas y dividirlas en componentes menores para verlas más simples y de esta manera evitar la procrastinación, trabajar por bloques de tiempo, entre muchas otras.


Sin embargo, esta vez no te quiero hablar sobre técnicas de productividad altamente populares y conocidas. Te voy a contar sobre formas poco convencionales que puedes utilizar para aumentar tu productividad. Específicamente te contaré sobre cinco extrañas formas, sí, extrañas, en las que puedes aumentar tu productividad y sobre las cuales seguro no habías escuchado nada y ni se te habían pasado por la mente.

Estas cinco claves para ser más productivo, que están basadas en estudios recientes en las áreas de psicología y neurociencia, pueden ayudarte a lograr más y mejores resultados en menos tiempo. Así que, si te interesa aumentar tu productividad, sigue leyendo a continuación.


1. MIRAR FOTOS Y VIDEOS DE GATOS

Un estudio realizado en Japón, demostró que las personas que pasan tiempo mirando fotografías o videos de gatos, perros y osos pandas, tienen mayores niveles de felicidad y productividad. Esto se debe a que dedicar un tiempo a disfrutar de imágenes que incluyan animales tiernos, como los gatos, aumentan nuestras emociones positivas y por ende nuestra productividad. Recuerda que más que manejar nuestras tareas y nuestro tiempo, manejamos nuestra energía.

Te estarás preguntando a qué se debe. Pues hay varias razones que explican este resultado. Al observar animales que nos gustan, liberamos oxitocina, una hormona que está asociada con sentimientos de amor, confianza y filiación. Cuando vemos algo tierno, nuestro cerebro libera esta hormona y por ello nos sentimos más felices y relajados.


Esto inmediatamente produce una reducción en nuestros niveles de estrés y por ello aumenta nuestro nivel de concentración. Así que, dedicar cinco minutos con regularidad a mirar fotos y videos de animales como gatos y perros, por ejemplo durante las pausas de la técnica pomodoro, hace que nuestra mente se despeje y cuando volvemos a trabajar tengamos una perspectiva más clara sobre lo que estábamos haciendo.


Además, ver cosas que nos animen nos recuerda las cosas buenas que nos han pasado en la vida, motivándonos aún más y poniéndonos en un mejor estado de ánimo. Esto nos ayuda a enfocarnos en nuestras metas y trabajar para lograrlas.


Así que la próxima vez que te sientas estrenado, agobiado, lleno de trabajo o con falta de motivación, ponte a mirar fotos o videos de gatos por unos minutos y verás cómo aumenta tu productividad.


2. USAR COLOR AMARILLO

El amarillo es un color vibrante y animado que generalmente se asocia con sentimientos de felicidad, optimismo y creatividad. Además, el amarillo reduce los niveles de melatonina, que es la hormona que produce sueño, por lo cual aumenta tu energía, convirtiéndolo en una gran opción para aumentar la productividad.


Se ha demostrado que quienes se exponen al color amarillo mejoran su estado de ánimo y reducen sus niveles de estrés, lo cual les permite enfocarse más fácilmente y ser más productivos.


Ahora, si lo que quieres es ser más creativo, rodéate de amarillo. Este color se asocia comúnmente con la creatividad y la innovación porque te estimula para pensar fuera de la caja. Y también, debido a que es un color que llama la atención, te ayuda a mantenerte enfocado y a evitar distracciones.


Por esto, si quieres aumentar la productividad, usa más ropa amarilla, pinta el lugar en el que trabajas en tonos de amarillo, incluye objetos decorativos y muebles amarillos en tu oficina o simplemente compra papelería y elementos de escritura amarillos.


3. MASTICAR CHICLE

Comer o masticar chicle es un hábito muy común pero que casi nadie lo realiza por su aporte a la productividad personal. Sin embargo, estudios han demostrado que masticar chicle puede aumentar nuestro enfoque, los niveles de concentración y hasta mejorar la memoria, a la vez que reduce el estés y la ansiedad, incrementando nuestra productividad.

Cuando masticamos chicle, el flujo de sangre hacia nuestro cerebro aumenta, generando un aumento en el enfoque y la concentración, por lo cual nos es más fácil mantenernos trabajando en una tarea por un mayor periodo de tiempo.


Por otro lado, masticar chicle aumenta los niveles de un neurotransmisor llamado acetilcolina, el cual es vital para mejorar los niveles de memoria y la capacidad de aprendizaje.


Finalmente, masticar chicle aumenta tu capacidad de reacción hasta en un 10%, ayudándote a estar más alerta y a afrontar de una manera más certera problemas complejos.


Así que sigue masticando el chicle de tu preferencia, ojalá sea sin azúcar ni endulzantes artificiales que aumenten tus niveles de cansancio, no solo por los motivos que lo haces hasta ahora, sino también para que mejores tu productividad, tu enfoque, tu concentración y tu memoria.


4. MANTENER LA TEMPREATURA AMBIENTE EN 25 ºC

La temperatura de tu lugar de trabajo puede tener un gran impacto en tus niveles de productividad. Un estudio de la Universidad de Cornell concluyó que las personas somos más productivas y cometemos menos errores en nuestras actividades cuando la temperatura ambiente es de 25 ºC.


Una de las explicaciones que soportan esta conclusión es que cuando los ambientes son muy fríos, a las personas les cuesta más calentarse y esto conlleva a un gasto innecesario de energía que aumenta la fatiga y disminuye la productividad. Si por el contrario el ambiente es muy caliente, las personas nos sentimos incómodas y no logramos concentrarnos, disminuyendo asimismo nuestra productividad.

Así que deja de discutir o pelear en tu oficina por el nivel de la temperatura del aire acondicionado y fíjalo en 25 ºC. Este nivel es adecuado para la mayoría de las personas y evita que tengas que preocuparte porque está demasiado frío o caliente. Haz la prueba y verás.


5. PONER EL TELÉFONO EN ESCALA DE GRISES

Si eres de los que se distrae fácilmente con su teléfono y no puedes desprenderte de él ni un momento porque siempre encuentras algo qué hacer en él, el modo Escala de grises es la solución porque llama menos la atención de nuestro cerebro.


Esta funcionalidad de los teléfonos, que elimina el color de la pantalla, reduce las distracciones que los diferentes colores y notificaciones pueden generar, ayudando a las personas a mantenerse enfocados y aumentar su productividad.


La principal razón detrás de esto es que la ausencia de colores reduce la cantidad de información visual que percibimos y que nuestro cerebro tiene que procesar. Tanto es así, que en las salas de control de operaciones en tiempo real se manejan pantallas completas en tonos de grises para que cuando haya una alerta real su color los ayude a reaccionar.

Además, el modo Escala de grises disminuye el consumo de energía del celular al no tener que generar tantos pixeles como demandan los diferentes colores, por lo que la batería te durará mucho más


Como vez, es un simple pero poderoso cambio en tus hábitos que puede marcar una gran diferencia en tus resultados. Pero si no lo quieres hacer de manera permanente, al menos aplícala cuando estés trabajando en una actividad que demande una mayor concentración


Estas son solo cinco de las muchas aparentemente extrañas formas en las que puedes aumentar tu productividad. Anímate a probarlas y comprobarás como lograr mucho más en menos tiempo.

452 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page