• Juan P. Lema

Tu teléfono no es tu jefe

Utiliza el teléfono como lo que es, una herramienta. Decide cuándo, cómo y para qué lo usas, en lugar de reaccionar de manera continua a las órdenes que él te dé, como si fuera tu jefe.

El teléfono es una de las herramientas – si no la herramienta – que más usamos todos los seres humanos en el día a día. Hoy en día es parte vital de nuestros trabajos, de nuestra vida personal, de nuestra vida social y hasta de nuestros momentos de entretenimiento y dispersión.


Sin embargo, la mayoría de las veces, más que manejarla como una herramienta que potencia nuestra productividad, la utilizamos – sin querer – como un mecanismo que nos distrae y nos roba tiempo permanentemente. Es más, le damos tanta o más autoridad que a nuestro propio jefe y estamos haciendo todo el tiempo lo que él nos dice.


Por esto, el objetivo de este artículo es darte claves para que dejes de hacerle caso a tu celular y no cumplas sus órdenes como un borrego. Haz un mejor uso de él, de manera que no pierdas tiempo ni te lo dejes robar. Así, aplicando estas recomendaciones, lograrás ser más productivo, aumentar tus niveles de concentración y contar con más tiempo libre para ti.

Ahora, ten en cuenta que ninguna recomendación por sí sola es infalible ni súperpoderosa. Cualquier acción que realices para beneficiarte, traerá como consecuencia algún efecto que quizás no te guste. Mi invitación es que, antes de rehusarte a aplicarla, analices la relación entre las ventajas que te traería implementarla y los costos o pérdidas ocasionadas por ello. Y ahí decidas si la aplicas o no.


1. Desactiva las notificaciones

Entra en la sección de configuración, o ajustes de tu celular, y desactiva o apaga las notificaciones de todas – o casi todas – las aplicaciones que tengas. Deja activas solo aquellas que de verdad sean imprescindibles. Aquellas sin las cuales podrías poner en riesgo tu seguridad, tu vida o la de un ser querido. Te aseguro que no más de tres aplicaciones pasarían este filtro y te advierto que no serán WhatsApp ni Instagram. Si acaso, podrían ser las aplicaciones del calendario, la de recordatorios o tareas, la de domicilios y la de transporte. Y, en todo caso, para las aplicaciones que dejes activas las notificaciones, desactiva la opción de mostrar los llamados globos o círculos rojos con el número de notificaciones pendientes. Este elemento es uno de los que más ansiedad y angustia genera.


Esta recomendación es la más poderosa de todas las que te voy a dar, y poniéndola en práctica vas a disminuir el número de interrupciones que tienes en tu día en más de un 80%. Ya sabes lo perjudicial que son las distracciones en nuestros niveles de concentración y productividad. Además, todas las interrupciones nos alejan de lo que debemos hacer y de lo que queremos lograr. Recuerda que si no las desactivas dejarían de ser una distracción y pasarían a ser una elección.


2. Esconde las redes sociales

Las aplicaciones como Instagram, Facebook, Twitter, TikTok y similares no deben estar fácilmente a nuestro alcance. Este tipo de aplicaciones las usamos como una adicción, sin darnos cuenta de cuándo entramos a ellas ni de cuánto tiempo nos consumen. Además, como de una u otra manera se convierten en una recompensa porque nos distraen, nos muestran contenido que nos place y nos permiten conectarnos con personas y marcas que nos importan, se convierten una una gran distracción. Y si son lo primero que vemos tan pronto desbloqueamos la pantalla de nuestros teléfonos, es mucho más difícil controlarlas.


Por ello, para hacer difícil nuestro acceso a las redes sociales se pueden esconder eliminándolas de la pantalla de inicio y llevándolas a una segunda o tercera pantalla. E incluso, creando una carpeta o grupo de aplicaciones que las haga menos visibles a simple vista. Este grupo en lugar de llamarlo ‘Redes sociales’, como lo indicaría la intuición, puedes nombrarlo ‘Pérdida de tiempo’ u otro nombre similar que te persuada de abrirlo cada vez que lo veas. Y si quieres un nivel mayor de control, pasa todas las aplicaciones, excepto una que debería ser la que menos uses, para la segunda pantalla del grupo que acabas de crear. Así, casi que estarían totalmente alejadas de tu vista, controlando más fácilmente tu adicción.


3. Esconde los sistemas de mensajería

Aplicaciones como WhatsApp, Telegrama y las de gestión de correos electrónico tampoco deberían estar disponibles a primera vista. Aunque aparentemente son aplicaciones que aumentan nuestra productividad, en realidad lo que hacen es minarla permanentemente. Ten en cuenta que tanto el correo como los chats deberían revisarse únicamente en momentos específicos del día dedicados exclusivamente para ello. Momentos que deberían estar incluso separados en tu calendario.


Así, si agrupas estas aplicaciones y las ubicas en la segunda pantalla, facilitaras la gestión de los mensajes por momentos en lugar de vivir todo el día respondiendo todas las comunicaciones que te lleguen de manera reactiva. Con esto, además, disminuirás las interrupciones que te generan. Ahora, si son aplicaciones que solo usas para temas laborales, evalúa si puedes gestionarlas únicamente desde el computador para que las borres del celular y así evitarás las tentación de trabajar fuera de la jornada laboral.


4. Activa la función ‘No molestar’

La mayoría de las personas podríamos y deberíamos mantener gran parte de nuestro tiempo los teléfonos en modo ‘no molestar’. Esto, aunque parece una opción muy radical, realmente no lo es. Ahora los teléfonos permiten ajustar dicha funcionalidad escogiendo los contactos y las aplicaciones de los cuales estamos dispuestos a recibir interrupciones aún cuando la tengamos activada.


Otras características importantes sobre esta funcionalidad son que puede programarse de manera automática el momento específico en que la queremos activar y desactivar, además de que ante cierto número de llamados repetitivos de cualquier número se podría desactivar. De nuevo recuerda que el objetivo siempre para ser más productivo es aumentar la concentración y en ello es clave reducir las interrupciones a su mínima expresión.


5. Organiza las aplicaciones estratégicamente

El orden y la ubicación de las aplicaciones en tu celular es algo clave. El tiempo que perdemos tratando de ubicar aquella que necesitamos puede llegar a sumar varios minutos durante una semana dada la cantidad de veces que nos sucede. Por ello, escoge el tipo de orden que prefieras: alfabético, por tema o funcionalidad, por color o simplemente aleatorio. Pero sé consistente y mantén este orden tanto tiempo como puedas, pues el ojo se acostumbra a encontrarlas fácilmente sin necesidad de leer o detallar qué aplicación es, sino simplemente porque recuerda su ubicación.


A mí particularmente la agrupación que más me gusta y que encuentro más útil es por tema o funcionalidad. Dedico una pantalla a cada grupo de aplicaciones, poniendo primero las que más uso y en la última pantalla las que menos uso. Una clave adicional para facilitar la búsqueda de tus aplicaciones tras haber realizado su organización es que escojas un fondo de pantalla de color plano y lo más limpio posible, para que no te distraiga, y que idealmente sea negro, pues además te ayuda a disminuir el consumo de la batería.


Ten en cuenta que para aplicar esta recomendación, es vital que antes de organizar tus aplicaciones borres todas aquellas que no usas ni necesitas. No te alcanzas a imaginar todo lo que tienes en tu mano con cero utilidad. Sé consciente de que entre menos cosas tengamos (en este caso aplicaciones), más fácil nos es encontrar las cosas que buscamos.

6. Desactiva la evaluación de aplicaciones

¿Cuántas veces te ha pasado que abres cualquier aplicación tratando de hacer algo en específico y eres interrumpido por una notificación preguntándote si quieres calificar dicha aplicación? Seguro que muchas veces. O aunque no sean tantas, seguro que sí te ha pasado. Entonces, como el objetivo es disminuir al máximo las interrupciones que no se justifican, entra a Ajustes o a Configuración y desactiva totalmente la calificación y reseñas dentro de las aplicaciones.


Seguro que con esto vas a evitar que el ritmo de trabajo y tu nivel de productividad sean interrumpidos por acciones indeseadas como estas. Piensa que estas solicitudes lo que hacen es ponerte a trabajar parea otros (los desarrolladores de las aplicaciones en este caso) en tu tiempo.


Ponlas en práctica y verás la cantidad de tiempo que vas a ganar. Luego déjanos tus comentarios con los resultados.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo