• Juan P. Lema

Empieza tus días mejor

Si quieres empezar tus días de una mejor manera, te recomiendo establecer tu propia rutina mañanera, que aumente tu energía y potencie tu productividad.


En todo en la vida, el primer paso que se da es determinante para definir la calidad y cantidad de los resultados finales que obtengamos. Piensa por un momento en la importancia de las bases y fundaciones de los edificios, en la buena realización de un diagnóstico médico, en el adecuado entendimiento de un problema antes de tratar de resolverlo, en la calidad de los ingredientes escogidos para realizar una receta, en el perfil de los estudiantes que van a ingresar a un programa académico, etc. Todos ellos son claves para el resultado final.


Así, podría seguir enumerando infinidad de situaciones cuyos resultados dependen de la calidad del primer paso que demos para abordarlas. Y las actividades que hacemos al principio de nuestros días no son una excepción. Es por esto que es clave que construyamos una rutina adecuada para energizarnos diariamente y empezar de la mejor manera la jornada que se avecina.


Este método es tan poderoso, que inclusive el autor Robin S. Sharma lo plasmó en su famoso libro El Club de las 5 de la mañana con el mensaje ‘Controla tus mañanas, impulsa tu vida’. Y aunque el libro es mundialmente afamado y tienen mensajes maravillosos y, sobre todo, de mucha utilidad, yo no serviría para levantarme todos los días a tan tempranas horas del día. Y mucho menos los sábados y domingos como lo recomienda el autor del libro.


Sin embargo, lo que sí comparto con él, es la necesidad de construir rutinas en nuestra vida, y especialmente en las mañanas, para mejorar nuestro desempeño y aumentar nuestra productividad. Y es que en general las rutinas son uno de los comportamientos más adecuados para liberar nuestra mente y ayudar a que nuestro cerebro evite tener que pensar y esforzarse en cada una de las actividades que realizamos.


En especial, las rutinas tienen tres características que las hacen increíbles:


  • Aseguran ejecución, ya que se tienen momentos separados para hacerlas. Nuestra mente está preparada para llevarlas a cabo, aún sin pensar en ellas. Es más, el cerebro aprovecha esos momentos para pensar en otras cosas y, poder así, realizar dos actividades al mismo tiempo.

  • Aseguran consistencia, dada la repetición constante día tras día. Dicen que la práctica hace al maestro. Y es que de tanto repetir una misma actividad de manera rutinaria y de la misma forma, nos volvemos expertos en su realización, quedándonos casi siempre muy bien hecha.

  • Favorecen el balance, ya que reducen el estrés por la calidad de los resultados esperados. Cuando uno domina algo y sabe que tiene el momento adecuado para realizarlo, no tiene que preocuparse por ningún aspecto.


Por ello, si quieres empezar tus días de una mejor manera y aprovechar al 100% el momento más productivo del día, te recomiendo establecer tu propia rutina mañanera, que aumente tu energía y potencie tu productividad.


Si esto te interesa, a continuación te doy algunas recomendaciones muy útiles para que pongas a tu consideración:


  1. Despiértate todos los días a la misma hora y con suficiente anticipación. No solo vas a acostumbrar al cuerpo a despertarse solo, sin tener que recurrir a un despertador, sino que si evitas poner el despertador a último minuto, evadirás el estrés que genera empezar el día corriendo desde primera hora.

  2. Levántate inmediatamente suene tu despertador. Estírate, aleja las cobijas y párate. Quedarse en la cama haciendo pereza o, peor aún, posponiendo la alarma otros cinco minuticos más no te favorece para nada. En lugar de descansar vas a perder un tiempo precioso sin beneficiarte de un descanso reparador. Quedarse haciendo pereza en la cama es una de las peores estrategias para empezar bien tu día.

  3. Tómate un vaso de agua. No solo durante la noche nuestro organismo se deshidrata de manera parcial, sino que también esto ayuda al cuerpo a activarse y mejora la función metabólica y digestiva, aumentándola hasta en un 30%. Algunas personas le agregan incluso un poco de zumo de limón para alcalinizar el organismo, lo cual es muy bueno, pero si no lo quieres hacer, al menos tómate el vaso de agua.

  4. No mires tu teléfono celular. Evita acceder a redes sociales, sistemas de mensajería y plataformas de correo electrónico tan pronto abres los ojos. La tendencia, casi universal, de mirar el teléfono a primera hora, cuando nos despertamos, nos genera una adrenalina dañina para nuestra tranquilidad. Por eso ya, en este mismo blog, les habíamos comentado de la importancia de empezar el día lejos de las redes sociales.

  5. Come algo saludable. El desayuno es la comida más importante del día y por ello no debe omitirse ni tomarse a la carrera o ya habiendo avanzado la mañana. Además, el organismo necesita de energía para rendir más. Piensa que es como el combustible que necesitamos para movernos y pensar. Antes de salir de casa debemos ingerir algún alimento, ojalá rico en nutrientes y vitaminas como frutas y cereales. Si quieres, acompáñalo de una taza de té o café, según tu preferencia.

  6. Realiza ejercicio o medita. Estirar nuestros músculos y nuestra mente son vitales para terminar de recargarnos. Dedicar entre 15 y 30 minutos en la mañana a una des estas dos actividades, o mejor aún, un poco a cada una, marcará una diferencia en la forma cómo empezamos nuestros días.

  7. Arréglate. Aún si no vas a salir. Y más, si vas a trabajar desde casa. Toma un baño, vístete y organízate como si fueras a alguna parte. Esto te despierta, te refresca y te llena de ánimos para ponerte en modo productivo, pues de lo contrario vas a estar añorando el calorcito de tu cama durante todo el día.


A estas recomendaciones puedes añadirles muchas más actividades para completar tu rutina. Todas las que quieras, según tu estilo de vida y tu personalidad. Lo importante es que sean comportamientos que te sumen y te ayuden a empezar de una mejor manera. Elabora tu rutina como quieras y comprométete con ella.


Ponlo en práctica y verás como, tras unos días de hacerlo de manera continua y repetida, empezarás a aumentar tu productividad y tener más energía durante el día.

276 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo